[Cambio de facción] El fin del letargo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Cambio de facción] El fin del letargo

Mensaje por Inthar el Mar Mayo 05, 2015 12:16 am


61 DGLS - Asedio de la República Galáctica a Qalydon

Una mano pálida y corroída por el tiempo pasaba su arrugada piel por las cortinas de lo que parecía ser un palacio. A través de ella se podían notar millones de soldados y de naves peleándose entre sí, con los estandartes de Qalydon y de la República Galáctica ondeando por los torreones de las murallas de Qaliend. La figura portadora de aquella tenebrosa mano cerró lentamente su cortina para mirar lentamente a los retratos que yacían sobre la pared, pinturas de los tiempos de la Conquista de Qalydon haya por el 40 DGLS. Las dos puertas del gran salón de abrieron de golpe y se podía notar la figura del Comandante de la Armada, Yisish's. Su rostro era claro, la República estaba tomando la capital a gran velocidad. La figura, o más bien dicho, Inthar, no dejaba su paseo por el salón mirando el retrato de antiguos Reyes y de las luchas que allí se libraron milenios atrás. Los estruendos del combate sacudían los pilares del viejo palacio. El Comandante, sin decir palabra alguna, se sumió en el camino por el pasado del Rey Oscuro de Qalydon a través de las pinturas que había en el gran salón. - Hoy no caeremos Comandante. - decía el Rey fijándose en el retrato de la última batalla de la conquista de Qalydon, donde aparecía él sosteniendo un estandarte junto a sus hombres en Qaliend sobre los caídos de los Sith. Inthar prendió sus dos sables y salió hacia el balcón junto al Comandante. Ambos se miraron y Yisish's asintió con la cabeza. El Rey salto hacia el combate con sus hombres, dejando caer sus capas en el balcón. Cayó con fuerza sobre el suelo, haciendo un boquete y creando una onda expansiva a su alrededor que logró acabar con la vida de varios enemigos republicanos. En mitad de todo el combate se podían observar los dos sables láser del Rey acabando con vidas de miles de soldados republicanos y entablando combate con varios Generales Jedi que no consiguieron vencerlo. Aun así, la batalla era cuestión de tiempo que se declinase del lado de la Orden Jedi y la República.

Los Sith tiempo atrás ya habían caído con el fin de Korriban y ahora los pocos oscuros que quedaban se encontraban dispersos a través de La Galaxia, muchos de ellos recibieron resguardo en Qalydon y es por ello por lo que la República quiere acabar con el Rey Inthar y sus hombres, pero con lo que no contaban era con los que siempre estuvieron de parte de Inthar, la Hermandad Dark Sith. El cielo no tardó en llenarse de naves del antiguo Imperio Oscuro de los Dark Sith y no tardaron en abrir fuego y en desplegar tropas sobre la ciudad. Inthar, apagó sus dos sables láser y miró hacia el cielo notando aquel símbolo, completamente en silencio. Los Dark Sith empezaron a desplegarse y acabar a gran velocidad con las tropas Republicanas, ayudando a la Guardia de Qalydon. No tardaron en aparecer frente a Inthar Darth Xakan, el Maestro Kharad, Lord Jadus, Lord Beitom y todos sus antiguos hermanos. - Mejor hablamos en palacio. - dijo Inthar, mientras se daba la vuelta a la vez que se retiraban las tropas republicanas.

Los 5 Dark Sith junto a la compañía del Comandante Yisish's se encontraban en el gran salón del palacio, sentados en una larga mesa mientras que el Rey Inthar se hallaba en su trono de piedra. - ¿Por qué habéis ayudado a Qalydon? - preguntaba directamente Inthar a sus antiguos hermanos, recostado en su cómodo sitio. - Parece ser que has olvidado tus raíces Ishlos. - dijo su bisabuelo Darth Xakan mientras clavaba su oscura mirada sobre el Rey después de un corto silencio. Inthar clavó la mirada hacia al que había pronunciado su antiguo nombre perdido ya en el tiempo. - No creo que debamos explicarte el porqué hemos acudido en tu búsqueda, hermano. - dijo Kharad apoyando sus antebrazos sobre la larga mesa del salón. - No necesitaba vuestra ayuda para derrotar un par de sucios Jedi. - dijo Inthar arrogante hacia los presentes clavando aún la mirada en su bisabuelo. - Demasiado tiempo alejado de la Hermandad y apegado a los Sith te han llevado por mal camino. - respondió casi instantáneamente Darth Xakan. - Te necesitamos con nosotros, Inthar. ¿Podemos contar contigo? - dijo el Lord Beitom cambiando rotundamente de tema. El Rey dejo de mirar desafiante a su abuelo para pasar una ronda a través de los ojos de cada uno de los presentes en aquel salón, excluyendo al Comandante Yisish's. - ¿Qué gano yo de todo esto? - preguntó Inthar mientras Xakan negaba con la cabeza. - No aceptaré esto en la Hermandad. - dijo el Darth, mientras se retiraba. Junto a él, lo hacían Lord Beitom y Lord Jadus. Tan solo quedó en la sala el Maestro Kharad y el Comandante Yisish's, el cual pasado unos segundos se retiro de la sala para ayudar con la reconstrucción de la ciudad después del asalto. Inthar se levantó en silencio bajo la atenta mirada de Kharad y se dirigió hacia el balcón, el cual abrió y escapó una mirada hacia las gigantescas grúas y naves reconstruyendo las infraestructuras de la ciudad y a la vez que una construía una gran escultura de él mismo en mitad de la plaza. - ¿Por qué esa actitud hermano? - decía el Maestro mientras se levantaba hacia él.


- Parece ser que te has olvidado de todo. - dijo Inthar sin apartar la mirada de aquel balcón. - Nunca caímos en el individualismo y ahora menos podemos permitirnoslo. No podemos dejar que esas sucias ratas que se hacen llamar Jedi se apoderen de lo que un día fue nuestro. - respondía Kharad mientras miraba a la figura del Rey. - No entiendes nada. - decía Inthar mientras echaba un suspiro ahogado a través de su viejo respirador. - Quizás el que no lo entiendes eres tú. Han venido a tu casa, han masacrado a los tuyos, a tu pueblo. Venimos en tu ayuda y tu sigues ahí, inerte. - decía el Maestro Dark Sith mientras el Rey no pronunció palabra. Inthar apretaba fuertemente sus puños mientras oía hablar a Kharad. - Quizás vaya por sangre y simplemente seas un sucio cobarde y traidor que mira tan solo por sus intereses y por su vida, como tu madre. - seguía enfadado diciendo Kharad. De un rápido movimiento, Inthar se giró prendiendo sus dos sables y colocandoselos al cuello del Maestro. Éste si quiera prendió su sable láser y clavó una mirada penetrante a los ojos del Rey Oscuro. - Vamos, hazlo. Demuéstrame que esas ratas de los Sith te han comido el cerebro. Demuestra que no eres mi hermano. - dijo Kharad mirando a Inthar. En los ojos amarillos del Rey se podía notar en el fondo una pequeña llama de serenidad lo que le llevó a apagar sus dos sables para dejar libre el cuello de Kharad. Ambos seguían aún con el duelo de miradas. - Estamos en donde nunca nos teníamos que haber ido. Si de verdad te interesa la Hermandad, te esperaré allí. - dijo Kharad apartando ya la mirada y alejándose del salón bajo la mirada constante del Rey.

Se volvió a sentar en su trono frente aquella alargada mesa que milenios atrás sirvió como Consejo del Trono de Qalydon para los Sith y posteriormente para los lugareños del planeta. De nuevo perdió su mirada sobre aquellas antiguas pinturas de tiempos gloriosos pasados y en las que él aparecía, no pudo dejar de ver aquel símbolo que tanto le acompañó en su juventud. El símbolo de Drongar, el que unió después de tantos bajones y de resurrecciones a la llama de los Dark Sith. Quizás la reflexión en aquellos duros momentos no fuese mala si quiera para un ser oscuro. Los Jedi, aunque también estaban muy debilitados, eran más que las fuerzas oscuras y tan solo quedaba la viva llama de la Hermandad. Quizás poner fin a aquel individualismo por el cual llevó a los Sith a caer y desaparecer de La Galaxia en más de una ocasión fuese la clave del verdadero poder. Poder unir todos nuestra energía en una única unidad que arrase con todo lo que se interponga en su paso de conquista de todos los sistemas. Quizás, volver a casa fuese la mejor opción para Inthar. Entre todo este abanico de pensamientos y de reflexiones, una figura apareció en el salón abriendo las dos grandes puertas. Era el Comandante Yisish's, ya había acabado de planificar junto a los obreros la reconstrucción de las murallas. Como si de telepatía se tratase, que no sería extraño, una mirada del Rey al Comandante bastó para que éste se sentase en la larga mesa. - ¿Qué vais a hacer majestad? - dijo Yisish's mientras aún mantenía la mirada a aquellos amarillentos ojos. El Rey volvió a bajar su mirada sumido en un caos de pensamientos que hacía años que no le había atormentado, lo que le hacía sentir débil y manipulable. Una decisión clara y precisa es lo que necesitaba en aquellos momentos, y la halló de hecho.


- Volver a mi hogar. -


62 DGLS - Drongar, Orden Dark Sith

Un viejo interceptor Sith aterrizaba en circulos sobre la plataforma de aterrizaje de aquel antiguo templo que durante siglos albergó la Hermanda de oscuros más grande que ha conocido nuestra Galaxia. De aquel siniestro vehículo, se bajó la figura que esperaba con ahínco el Maestro Kharad, Inthar. Éste caminaba lento pero preciso agitando sus roídas túnicas y clavando la mirada amarillenta y tenebrosa que aumentaba aún más con su respirador en los ojos del Maestro. Ambos mantuvieron el mismo duelo de miradas que hacía un año en Qalydon y sin mostrar si quiera una sonrisa o una demostración de afectividad, Kharad ofreció su antebrazo. Inthar bajó lentamente su mirada notando la señal de éste y lo apretó con fuerza. - Bienvenido de nuevo, hermano. - dijo mientras se retiraba junto a él al interior de los aposentos. - Te ayudaremos a olvidar todo el dolor de los Sith, te ayudaremos a que recuerdes la fuerza del Lado Oscuro unido. - seguía diciendo mientras más aún se adentraban en la academia.


>>Paso de ser Sith a ser Dark Sith

Spoiler:
Sé que no es uno de mis mejores roleos mas en este me centré más que en el cambio de facción de ser un individualista y egocéntrico Sith a ser una hermano más de los Dark Sith como años atrás, en el cambió que sufre mi personaje de después de haberse sentido ''rechazado'' en Haruun Kal y haber pasado más de 20 años on rol al lado de los Sith y en el exilio para ahora volver junto a los que en su día para él se sintió rechazado por ellos, los Dark Sith. Espero que les guste, un saludo.
avatar
Inthar

Mensajes : 499
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 92
Localización : Principado de Asturias

http://www.youtube.com/user/Davidovichify?feature=mhee

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cambio de facción] El fin del letargo

Mensaje por Kythmnr el Mar Mayo 05, 2015 12:44 am

Me gusta.
avatar
Kythmnr

Mensajes : 2972
Fecha de inscripción : 15/01/2012
Localización : Desconocido.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cambio de facción] El fin del letargo

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 05, 2015 3:53 am

Me duelen los ojos por el color blanco en bold.

Válido

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Cambio de facción] El fin del letargo

Mensaje por Erika Avalon el Mar Mayo 05, 2015 3:25 pm

Magnifico, Inthar.
avatar
Erika Avalon

Mensajes : 320
Fecha de inscripción : 29/11/2014
Edad : 21
Localización : Desconocido.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cambio de facción] El fin del letargo

Mensaje por Sex Pistols el Mar Mayo 05, 2015 3:47 pm

Gracias por nombrarme Inthar, muy buen roleo, aunque no sea de los mejores no quiere decir que sea malo, todo lo contrario me ha metido en el personaje y todo y se nota como pasa de ser un individualista sith a un dark sith, bien hecho!
avatar
Sex Pistols

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 27/07/2014
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cambio de facción] El fin del letargo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.