[Roleo de Deralia] Serva et Dominus

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Roleo de Deralia] Serva et Dominus

Mensaje por Erika Avalon el Dom Dic 21, 2014 8:10 pm

Notas previas a la lectura:
·A Sorrow y Anaut: Para la interpretación psicologica de vuestros personajes me he basado única y exclusivamente en vuestras fichas. Cualquier cosa que queráis que cambie, decidme.







"He aprendido que una vida no vale nada, pero también que nada vale una vida."
-André Malraux




·El antes·


El Lord de los Sith Sorrow Ankh se encontraba sentado junto a la Dama Venesia Ankh, su adepta, en la biblioteca de la Academia Sith de Primus Goluud. El Lord dictaba, mientras ella tomaba apuntes de sus palabras, en medio del sepulcral silencio producido por la solemnidad de los escritos que allí se guardaban, y del conocimiento de los Sith. Pero de pronto, la propia Venesia interrumpió a su maestro, no con palabras, si no por sus propios sentidos, al romper la concentración existente entre ambos.

-...-El Lord la miró, preguntándose que estaba sucediendo en su Aprendiz.
-He sentido algo, Maestro. Es una persona. Una persona sumida en una fuerte tristeza.-Dijo ella, volviendo su cabeza, concentrándose en esa conexión que de pronto se había establecido en la Fuerza.
-¿Un sensible a la Fuerza, quizá?
-Si... escucho su llanto. Es una mujer. Esta conmocionada.
-Mhhh...
El Maestro se unió a su aprendiz en la corriente de la Fuerza, y ambos observaron a través de la bruma turbulenta del Lado Oscuro a una joven. Una padawan Jedi, que lloraba con gran rabia y frustración.
-Se siente traicionada. Y sus sentimientos son puros.-Dijo ella, dentro de la conciencia de ambos.
-Podemos pensar entonces que no es una trampa.-El Lord hizo una breve pausa- ¿Y qué es la traición, Venesia?
-El camino de los Sith, Mi Señor.
-Bien. Buscaremos a esa aprendiz de Jedi. Se presenta como una ocasión única para que demuestres tus capacidades para atraer a esa joven al Lado Oscuro.
-Si, Mi Señor.

Y ambos abandonaron la biblioteca, que volvió a llenarse de insidioso silencio.


"La entrada a la biblioteca del Templo Sith, Primus Goluud":

Primus Goluud, Núcleo profundo, 57 DGLS

Los Sith se encontraban frente a frente en un circulo ritual, el cual brillaba de manera tenue, como la luz solar a través del polvo. 4 grandes pilares con forma de colmillo se encontraban en cada una de las denominadas como esquinas del circulo.
-Te transportaré a través de la Fuerza hasta ella. Usaremos un ritual con el cual tu conciencia se materializará con un aspecto corpóreo junto a la Jedi. Primero tenemos que localizarla. Saber en que planeta se encuentra. El Lado Oscuro nos mostrará el camino.
-De acuerdo.-Respondió Venesia
Entonces Lord Sorrow Ankh se arrodillo sobre el símbolo que le correspondía dentro del circulo, y comenzó a recitar en Sith. La energía en el ambiente comenzó a alterarse, se podían percibir fluctuaciones. El circulo empezó a brillar en tonos rojizos, y se concentró alrededor de la Dama de los Sith. Ella observó con una leve inseguridad, pero confiando en la habilidad y sabiduría del Lord a la hora de practicar esta clase de rituales. Se concentró de nuevo en buscar a la Jedi, antes de que fuera demasiado tarde. Su cara denotaba que su mente estaba sumergida dentro de la Fuerza, y su expresión mostraba concentración, confusión, o claridad. Entonces la encontró.
-Está en el planeta Esseles. Se encuentra dentro del templo Jedi.
El Lord, al escuchar sus palabras, se unió a ella en el ritual, y comenzó a alterar el ser de Venesia. Ella podía sentir como su mente abandonaba su cuerpo progresivamente, como si flotara, y se sumergió en un torbellino oscuro que la llevó a través del tejido espacio-temporal de la Galaxia.





Esseles, Sector Darpa, Mundos del Núcleo. 57 DGLS.


Era como abrir los ojos de nuevo cuando estabas a punto de quedarte dormido. Sabía que estaba allí pese a que no tenía cuerpo. Tenía conciencia de que había un suelo debajo de mi, pero no tenía peso ni gravidez sobre el. Observé a mi alrededor.




Nada salvo silencio en la noche de Esseles.
Al poco tiempo, escuche como alguien sollozaba, y me dirigí directa hacia la fuente del llanto. Tras cruzar a través de unos árboles, me planté cerca de una calzada, en un patio exterior. Allí estaba la chica. Era de piel oscura, su pelo caía a un lado de su cabeza, y el otro lo tenía rapado, y formando 3 pequeñas trenzas. Ademas vestía de una forma bastante liberada para ser una Padawan, lejos del restrictivo uniforme. Probablemente tenía algún status dentro de la Orden. Muchos padawan son aprendices de algo; sanadores, herreros, sin contar los Padawan que formaban los Cuerpos de Servicio Jedi.
Se dio cuenta de mi presencia. Me miro sin atreverse a ver en el hueco que formaba mi supuesta túnica. Me acerqué a ella, lentamente, hasta que la tuve frente a mi. Se encontraba arrodillada, y nerviosa por mi llegada.
-Saludos, jovencita...-Dije, dándole a mi voz el tono más misterioso.
-¿Q-quien eres tu...?
-Me llamo Venesia... Venesia Ankh.
-... Eres una Sith. Aléjate de mi.
-Tranquila. He venido a consolarte. Escuché tu llanto... escuché tu llamado.-Dije con un timbre atractivo, tratando de acercarla a mi campo.
-¿Qué? ¿Mi llamado...? A qué te refieres...
Bien, su curiosidad es el primer paso para tenerla a mi alcance. Ahora quedaba convencerla. Leí su mente, y adiviné los sucesos que la habían conducido a ese estado.
-Si. Estás clamando por alguien. Ahora que te han abandonado. Te han traicionado, Erika, a ti y a todos...
Había conseguido sorprenderla. Seguro que no se esperaba que pudiera llegar a saber su nombre. Pero endureció el gesto.
-Si has venido a que me una a ti, búscate a otra, por que yo se a quien le debo lealtad y que soy miembro del Ashla.
-Venga ya... ¿Lealtad? ¿Qué lealtad han mostrado ellos? ¿Acaso crees que ellos representan a la Orden Jedi? ¿Qué se respaldan? Son una mentira, una mentira revestida de plata... ven conmigo, Erika. Te prometo una venganza sobre quienes te han desterrado.
-... La venganza no es la motivación de una Avalon. Además, ¿cómo se que ellos son los traidores...?
Entonces ella me miró a los ojos. Pobrecita. Acababa de poner el último clavo sobre su ataúd, y estaba a punto de sentenciarla de un severo martillazo. La miré muy fijamente, explorándola.
-Haz un poco de memoria, Erika... ¿recuerdas lo que dijo esa Jedi cuando estabas en el dormitorio...? "Ya no me queda mucho aquí" ¿Y el maestro? Como respondieron al instante ante tu interrogante... como pretendían protegerse... Únete a mi Erika. Y te prometo el conocimiento, te ofrezco la enseñanza, y te doy un hogar...
-...¿Un hogar...? ¿Y.. enseñar.. enseñar a los pequeños?
Ajá, lo que la motivaba era el deseo de enseñar. Era profesora de Younglings. Eso explicaba su indumentaria.
-Si, Erika, les formarás, les volverás unos auténticos líderes, serás la responsable de toda una generación de guerreros, instruidos por ti, enseñados por ti...
Ella lo pensó. Lo pensó, y sin embargo, tuvo que rendirse ante la evidencia; yo era lo único que "tenía".
-... Está bien. Te seguiré.-Me respondió. Extendí la mano, y la hice un gesto para que se levantara.
-Levantate, Erika, alzate, y demostrarás a esos Jedi que jamás debieron convertirte en su enemigo.
Entonces, la traje conmigo al bosque. Poco sabía ella de lo que la esperaba. Pensé en mi Maestro, y me comunique con el a través de la Fuerza:
-"Ya está, la tengo conmigo."
-"Bien. Ahora debes hacer que consiga salir del planeta. Ve con ella, que coloque un localizador reprogramado en su nave y se dirija a Primus Goluud."

Caminamos por los pasillos de Esseles en plena noche. Bueno, ella caminaba. Yo me limitaba a "existir" junto a ella, mientras nos dirigíamos al hangar del templo. El Hangar era una instalación digna de si, de buen tamaño y bien surtida de naves. Ojala pudiera haber dejado un "regalito" en forma de mina magnética antes de irse.
-Esa es mi nave.-Dijo ella, señalando un pequeño caza Jedi que tenía una decoración en forma de mariposa color rosa intenso.
-Bien. Volarás hacia el sistema Primus Goluud. Llevaras un localizador para que así podamos rescatarte en caso de que te suceda algo. Yo me encargaré de distraer a los guardias. ¿Sabes reconfigurar un localizador, no?
-Estudio electrónica avanzada, así que, si. ¿Quieres que lo ponga en vuestra frecuencia, no?
-Aprendes rápido jovencita. Así es.
-Bien. No tardaré en ello.

Me separé de ella y me di toda la prisa posible. No solo por que debía volver para mantenerla el ojo encima, si no por que el ritual Sith no dura eternamente, y corría el riesgo de perder mi mente, y ser una vegetal el resto de mis días. Me moví hasta la torre de control, donde se suponía estaban los controladores del turno de noche. Dos hombres estaban sentados y con las piernas sobre el panel de control. Uno de ellos fumaba mientras oía música, y el otro leía despreocupado una revista con aspecto de tener siglos de antigüedad. Yo me situé tras ellos, y usando mis propios poderes, les deje inconscientes durante un pequeño tiempo. El suficiente como para que Avalon saliera del planeta. Desactive por la Fuerza los sistemas de seguridad, y un puñado de luces del panel se apagaron y encendieron.
Volví junto a Erika, quien ya estaba preparando su caza.
-¿Todo listo?
-Si, mira.-Me dijo mostrandome el localizador, activo.
-Bien, entonces, te estaré esperando en la Academia Sith. Suerte querida.
-De acuerdo.
La vi despegar, y sus motores fueron pronto dos pequeños destellos que se alejaron en el cielo.



"El Hangar de Esseles, desierto de noche":




Primus Goluud, Núcleo profundo, 57 DGLS


La sala de rituales brillaba encarnada en el cercano amanecer de Primus Goluud, cuando Lord Sorrow Ankh hizo regresar la mente de la Dama Venesia de vuelta a su cuerpo, tras haber seducido al lado oscuro a una padawan.
-Bien. ¿Cómo te encuentras?-Le pregunto el Maestro.
-Cuantos menos de estos hagamos mejor, me duele la cabeza.
-Será mejor que avisemos a la defensa orbital, tendrán que saber que no hay que volar por los aires ese caza.
-A lo mejor podríamos dejar que la destrozaran. Hace tiempo que no veo estrellas fugaces.
-Perdemos más de lo que ganamos. Siempre viene bien una nueva adepta.
-Si... supongo.
El Lord no perdió el tiempo, y salió de la sala de rituales a paso ligero, caminando hacia la torre de control del templo. Venesia le siguió, aunque fastidiada por las prisas que se daban por esa cría. Tal vez estaba siendo un tanto maliciosa, pero, nadie le iba a reprochar nada.

Los controladores se pusieron firmes ante la presencia de su superior.
-Milord, ¿cuáles son las ordenes?
-Se aproxima un caza Jedi. Es un aliado. Informen a las baterías y al escudo, que lo dejen pasar.
-Si señor, ¿cuál es el distintivo del caza?
Venesia intervino entonces, dado que lo había visto en primera persona:-Tiene el escudo de los Jedi de Esseles y una mariposa de emblema.
-De acuerdo señora.
El Lord miró a su formalmente ex-adepta, y luego se dirigió con brusquedad a los controladores:-Muévanse.
Ambos controladores se giraron y empezaron a comunicarse con el dispositivo de defensa aerospacial del templo. Sorrow salió de la habitación, seguido por Venesia. Cuando estaban fuera de la sala, ya en el pasillo, el se giró hacia la Dama Sith, y le propinó un brutal bofetón en la cara que la lanzó contra la pared.
-No vuelvas a hablar sin mi permiso. La próxima vez te cortaré la lengua.
Llevandose la mano hacia la mejilla, ella no le dirigió la mirada de vuelta, conteniendo las lagrimas tras el golpe.
-Tal vez la nueva adepta sea más obediente y disciplinada que tu. Debería tomarla como mi aprendiz.
Ella le miró al pecho con rabia, pero no replicó. No quería acabar colgada cabeza abajo toda la noche, o peor, siendo torturada. El Lord disfrutó sintiendo el odio y el miedo de su ex-aprendiz, y se giro entonces, caminando por el pasillo. Ella permaneció contra la pared, llena de rabia, con pensamientos homicidas hacia su maestro.
-No permitiré que esa perra tome mi lugar. Me ocuparé de ella de forma correspondiente...


Una hora y media más tarde, un pequeño caza llegaba al Hangar de Primus Goluud, y Venesia Ankh lo recibía, no muy ilusionada precisamente. Erika Avalon saltó desde la cabina abierta, y posó los pies sobre el suelo de ferrocemento, caminando hacia la Sith que la había ofrecido un lugar entre su comunidad.
-Saludos.
-Saludos. Sígueme, te enseñare rápidamente este lugar.
-De acuerdo.-Contestó Erika, siguiéndola, observando a todas las personas del hangar.
Y ambas figuras caminaron hacia los interiores. La hiena había conseguido cazar a su presa.






·6 días más tarde·
Narra Erika Avalon.

Localización desconocida, 57 DGLS


Abrí los ojos... Despertaba... sentí inmediatamente un intenso dolor a lo largo de mis brazos, hasta los hombros y la espalda. El suelo se hallaba a varios centímetros de distancia de mis pies. Estaba encadenada de las muñecas al techo. Oía goteras precipitando hacia el suelo. La luz era escasa, y solo se filtraba a través de un ventanuco a mis espaldas. Estaba hambrienta y deshidratada. Me relamí el interior de las mejillas y el paladar, tratando de humedecerlos. De seguro tenía un aspecto horrible. Y no olía a rosas.
No se cuanto tiempo pasó hasta que la puerta se abrió y la Sith entró en la habitación.
-¡Eh! Hora de levantarse.-Dijo ella, y con un gesto de mano liberó los grilletes que atenazaban mis muñecas.
Caí al suelo, y apenas pude permanecer gacha, de lo débil que estaba. Ella me lanzo un collar por la Fuerza, y me atenazó por el cuello. Agarré la correa metálica, formada por eslabones, y ella tiro de mi hacia fuera, como un vulgar animal. Al salir de la celda, directamente al pasillo, ella me habló:-No pensarías que iba a permitir que fueras el centro de atención de la academia. Me libraré de ti, y espero no volver a ver tu fea cara en Primus Goluud.
Tras unos segundos de traspiés, en un recodo vi a un hombre vestido de negro, probablemente un segundo sith.
-Aquí la tienes.-Dijo ella, lanzándome a los pies del Sith. No miré hacia arriba. No tenía fuerza. Quería que acabara cuanto antes, fuera lo que fuera a pasarme. Entonces escuché su voz.
-Hiede.-No es lo más bonito que me ha dicho un chico.
-Lleva 2 días colgada ahí dentro. No iba a bañarla.
-Unos manguerazos de agua fría hubieran bastado.
Miré hacia arriba, sin querer llegar a los ojos.
-Y está famélica. Te lo quitaré del precio.
-Eh, un momento, ese no era el trato.
-Yo decido el trato, Dama.
Ella calló. Parecía alguien importante. Y desde luego su voz podría imponer a cualquiera.
-Bien. Entonces... dejemos el precio en 500 dactarios.-Me estaba comprando. Dios... me iba a convertir en esclava.
-Mh, de acuerdo, pero espero que merezca la pena.
El sith metió la mano dentro de su túnica, y lo que sacó... fue su mano, vacía, pero generando un estallido de la Fuerza contra mi captora. Ella salió disparada hacia detrás, pero cayo sobre sus pies, y acto seguido, prendió su sable de luz, que tomó de su cinturón. Entonces sentí como el me agarraba y lanzaba atrás, instantes despues de enzarzarse en un combate de sables de luz. Y él la aventajó en 3 cortes, consiguiendo lanzar a la Dama hacia detrás con una descarga electrica por la fuerza, que volvió a rodar por el suelo.
-¡Te arrepentirás de esto! ¡Iremos a por ti!
-Tu y cuantos más...-El se giró hacia mi, y me cogió del brazo.-Camina, nos largamos.-Entonces yo le seguí, con las fuerzas que me quedaban, sin mirar atrás. No miré atrás...

Una vez dentro de su nave, me senté agotada en uno de los asientos traseros. No le dirigí la palabra. No debía. Al fin de cuentas, ahora le pertenecía, aunque no hubiera pagado por mi. Supongo que me tomó por la fuerza.
El preparó el despegue, y empezamos a elevarnos segundos más tarde. Surcamos el cielo de Korriban. Ni siquiera sabía a que planeta me había llevado la sith hasta que vi las coordenadas en el panel de mando de la nave. Pronto salimos al espacio exterior, y el se levantó para dirigirse hacia mi.
-Cual es tu nombre.-Comenzó el Sith, imponente con sus brazos cruzados.
-Me llamo Erika. Erika Avalon.
-Bien, Erika. Soy el Lord de los Sith Saevin Vermogen. Desde hoy eres mi aprendiz y mi esclava. Te referirás a mi única y exclusivamente como Milord, Mi Señor, y derivados. ¿Entendido?
Las ideas entraban despacio por mi cabeza, y parpadeé antes de contestar:-Si, señor... Mi señor...
-Bien. Nos dirigimos al planeta Deralia. Allí te adiestraré en las artes y enseñanzas del Bogan y tu te convertirás en una seguidora del Lado Oscuro. Voy a concederte un único deseo en este momento. Escoge sabiamente.
No podía pensar demasiado. No me sentía bien. Sentía una enorme nausea por todo mi cuerpo.
-Agua... Solo quiero agua... Milord.
-Así sea.-El se giró, y tomó una botella de agua encapsulada de un cajón metálico. Me la tendió, y yo la cogí, mirándola con intensidad y sed. Jamás pensé que querría tanto un trago de agua.
El volvió a sentarse en el asiento, y empezó a activar la hipervelocidad, con la cual saltaríamos a la velocidad de la luz. Yo bebí, y dejé que el agua fluyera dentro de mi, como la lluvia sobre el desierto...



Sabía que podía ser peor. Sabía que podría sufrir. Pero era la única luz. Y por primera vez la luz era un destello gris oscuro casi negro.



-Conclusiones IC-:
Paso a formar parte de la academia Sith de Deralia con el rango de Aprendiz Sith [2] bajo la tutela de Lord Saevin Marek Vermogen






Última edición por Erika Avalon el Mar Ene 06, 2015 10:33 pm, editado 5 veces
avatar
Erika Avalon

Mensajes : 320
Fecha de inscripción : 29/11/2014
Edad : 21
Localización : Desconocido.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Deralia] Serva et Dominus

Mensaje por Inthar el Dom Dic 21, 2014 8:24 pm

Me encargaré yo de la revisión cuando lo acabes. Un saludo.
avatar
Inthar

Mensajes : 499
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 92
Localización : Principado de Asturias

http://www.youtube.com/user/Davidovichify?feature=mhee

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Deralia] Serva et Dominus

Mensaje por plon el Dom Dic 21, 2014 10:42 pm

Buen roleo.
avatar
plon

Mensajes : 420
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 20
Localización : tu sabes, no te hagas la loca

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Deralia] Serva et Dominus

Mensaje por Erika Avalon el Dom Dic 21, 2014 11:12 pm

¡Gracias Spar! Ya está terminado Inthar. ^-^
avatar
Erika Avalon

Mensajes : 320
Fecha de inscripción : 29/11/2014
Edad : 21
Localización : Desconocido.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Deralia] Serva et Dominus

Mensaje por Inthar el Lun Dic 22, 2014 9:10 pm

Se echaba bastante de menos ver roleos decentes por estos lares. Está muy bien que narres el cambio del Imperio Sith a una Academia insurgente al margen de ésta, muy pocos lo hacen. No tengo protestad de invalidar nada, pues tampoco obtienes nada ni cambias nada legalmente, igualmente te felicito por el trabajo que has realizado. ¡Sigue así!
avatar
Inthar

Mensajes : 499
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 92
Localización : Principado de Asturias

http://www.youtube.com/user/Davidovichify?feature=mhee

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Deralia] Serva et Dominus

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.