[Roleo de Ruusan + Obtención] Bajo el suelo que pisamos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Roleo de Ruusan + Obtención] Bajo el suelo que pisamos.

Mensaje por Erika Avalon el Dom Dic 14, 2014 10:52 pm

Indicaciones previas a la lectura.
Leyenda de color de dialogos.

Padawan Erika Avalon: Rosado palido.
Maestro Jedi Myth Caelum:  Azul.
Maestro Jedi Whie Tarsek: Naranja




Ruusan, Borde Medio. 57 DGLS


Me llamo Erika Avalon.
Soy una padawan del templo Jedi de Ruusan.
Y hasta hoy, jamás había sentido miedo.



-¡Erika, Erika!

Me giré. Nadie suele llamar a nadie con tal urgencia, y menos un fin de semana, cuando todos estaban retirados en las zonas de montaña de Ruusan, meditando, o por el contrario descansando y "ampliando horizontes" en las zonas comerciales de la pradera aledaña a la cordillera.
Era el maestro Myth Caelum, que venía a paso ligero.

-Saludos, Maestro. ¿Qué sucede?
-Hay rumores de que se va a producir un ataque a escala global por parte de todos los grupos extremistas contrarios a nosotros. Sith, Yuuzhan Vong, exiliados del Lado Oscuro. Y los chicos de inteligencia están captando transmisiones desde emisores en destructores estelares, así que podemos dar los rumores por validos.
-¿Y qué vamos a hacer? ¿Cuál es el plan de defensa?
-No lo hay, de momento, de hecho, lo primero que vamos a hacer es asegurar los bienes de la academia, en vistas de que tengamos que salir por piernas de esta.
-Y me lo está contando por que...
-Te vienes conmigo, si nosotros no lo conseguimos, tu corre, y da el aviso a las demás unidades. Están ya al corriente de la situación.
-Espere. ¿Cuántos vamos a ...?
-El maestro Tarsek y yo. El nos está esperando ya en la entrada de las catacumbas.
-Uhm. Okay. Movamonos.

Caminamos desde el hall principal hacia el Atrio, donde el maestro me condujo a una parcela de terreno, cubierto de césped, con un contorno marcado, más oscuro que el resto de vegetación. Yo observé la zona, que estaba levemente abultada. El maestro por su parte, se dirigió a la fuente, y reveló un panel oculto. Éste estaba conformado por un display y 9 dígitos. Tras introducir el código, se desbloqueo un sistema de seguridad interno de las propias catacumbas, fuera de nuestra vista.

-¿Y ahora?-Pregunté
-Ahora, un poco de magia.-Dijo con una sonrisa confiada.

El maestro Jedi se posicionó frente a esa zona, que aparentaba ser la entrada, y extendió los brazos y manos hacia ella. Empezó a concentrarse, la energía se acumulo en sus manos progresivamente, y finalmente, un velo de color azul se alzó con furia en el contorno descrito en el suelo, y una nube de humo cubrió el acceso como un torbellino. Yo me aparté, me cubrí la cara por el polvo, y cuando volví a mirar, la magnifica ilusión de la Fuerza había revelado unas escaleras que se perdían en la oscuridad...

-Vamos.

Sin la luz del sol.


Las catacumbas eran un lugar oscuro, humedo, y por el cual corría una corriente de aire frio bastante atemorizante.
El polvo cubría las paredes, las cuales estaban decoradas de pinturas extensas y, en algún tiempo, detalladas, ahora corroídas por la acción de los elementos y el paso del tiempo.

-No me siento muy bien aquí abajo, es agobiante.
-Siempre hay lugares peores. Piensa que al menos estás en casa.
-¡No creo que pueda considerar un sitio tan tenebroso como parte de mi hogar!

Aún así, sentía la Fuerza emanar del suelo y sus grietas cubiertas de musgo, de las plantas extrañas y retorcidas que crecían desde el techo hacia abajo, y que me rozaban la cara. Me sobrevino una leve confianza, y el ansia de ver más.

-¿Y ahora? ¿Donde está el maestro Tarsek?
-¡Parece que alguien ha mencionado mi nombre!

Busqué la fuente de esa voz. Frente a mi tenía dos escaleras que descendían de forma paralela, a ambos lados, formando una T respecto al pasillo que habíamos recorrido. El maestro Whie Tarsek apareció de la escalera derecha.

-Saludos.
-¡Hola!
-He encontrado el mapa de las catacumbas ahí abajo, lo necesitaremos para llegar a la cámara acorazada.
-Entonces, movámonos. Te seguimos Whie.

El maestro Whie nos llevó por las escaleras por las que había venido, y bajamos a un nivel inferior. Era un lugar que relevaba una historia intensa tras su atmósfera. El salón del nivel 2 estaba formado por un acceso al 3 nivel, y las dos escaleras por las que se subía al nivel 1, el superior. Una imponente estatua de alguna antigua maestra Jedi coronaba el salón con su presencia. Los maestros encendieron sus sable de luz para poder ver en la oscuridad, dada la ausencia de luz solar o artificial en el entorno.

-Según el mapa, no tenemos más que seguir bajando por las escaleras, siempre hacia abajo, e ir recto. Parece sencillo.
-En ese caso no perdamos el tiempo parloteando.

Cruzamos el salón directamente a las escaleras principales, pero a mitad de estas, el suelo empezó a ceder.
-¡Cuidado!
Todos retrocedimos rápidamente, antes de caer por el hueco.
-Vale, creo que acabamos de perder la ruta principal.
-Busquemos una alternativa. Según esto, hay unas escaleras auxiliares que descienden a la antigua biblioteca.

Retrocedimos hasta el salón, y pasamos rápidamente hacia un habitáculo en el que efectivamente, teníamos unas escaleras que bajaban a la biblioteca. Tras llegar abajo, pasamos por un pasillo, flanqueados por estanterías vacías, en las que apenas quedaban un puñado de documentos viejos y desactivados. El maestro Whie se guiaba por la Fuerza y el mapa, evitándonos ir por lugares que estaban bloqueados por desprendimientos. Me sentía segura con ellos. Siempre he tenido una buena conexión con los miembros del consejo, dada mi condición de pequeña-aprendiz-de-cónsul. Y no era la primera aventura que corría junto a los maestros Tarsek y Caelum.

-¿Falta mucho?
-No, se donde estamos ya, la cámara está cruzando esta pasarela.

Alcé la vista para admirar la magnifica arquitectura de las catacumbas. Había varias pasarelas que cruzaban un abismo, una garganta exorbitantemente profunda. El sol se filtraba por los orificios destinados a la iluminación. Era imponente y vertiginoso.

"Los maestros Jedi cruzan la garganta":


Al llegar al final de la pasarela, una pequeña recepción culminaba en dos puertas de madera, macizas y pesadas, que guardaban el fondo económico del templo Jedi.

-Bien, ahora tomaremos el dinero, y cada uno llevará 1000 dactarios.
El maestro Caelum repartió 3 bolsas para cada uno, y nos las ceñimos al cinto.

Tras ingresar al habitáculo de la cámara acorazada, los maestros Jedi desbloquearon la protección del sustento de nuestra academia, y dispusieron todo para que cada uno llevara 1000 dactarios.
Yo me até mi bolsa, ahora llena de el sonido metálico del dinero, y los maestros hicieron lo mismo.

De pronto...

Una explosión.

La pasarela entera se venía abajo, tras una detonación brutal que hizo temblar todo el lugar.
Y junto a ella, una figura se dejo caer de alguna parte del techo.

-Creo que yo me encargaré de ese dinero...

Un tipo con aspecto de armario, y armado hasta los dientes, se presentaba ante nosotros con arrogancia.
Su cabello, largo y oscuro, caía sin gracia a los lados de su cabeza. Tenía facciones de lobo, y un vello facial digno de ser pelaje, por la espesura y descuido.
Y junto a el, otros 5 caza-recompensas, que se le unieron surgidos de los lados de la entrada, dejando que el ruido de sus rifles blaster preparados hablaran por ellos.

-¿Quién eres?
-Mi nombre es Alan Holst. Y tengo el placer de robarles, Jedi, gracias a su escasa capacidad cerebral.
-Cómo ha encontrado este lugar.
-Oh, bueno, supongo que ahora es cuando os cuento mi plan maligno. Esparcimos ese rumor de que os atacarían, con la intención de poneros nerviosos, y utilizamos esas transmisiones con el código de destructores sith destruidos, que hemos obtenido en los cementerios de naves. Al veros sobrevenidos en número, trataríais de poner vuestro queso a buen recaudo, como las ratas que sois.

El maestro Whie decidió por todos que no íbamos a rendirnos, y encendiendo su sable de luz Electrum, comenzó a defender los disparos de los caza-recompensas, que no se hicieron esperar. El maestro Myth se le unió igualmente, respondiendo con energía al combate cerrado.

-¡Erika, abre una salida!
-¡¿Cómo?!
-¡Usa la Fuerza!

Sin tiempo que perder, empecé a golpear con mis puños la pared en su punto más desgastado, usando la Fuerza como la maza para derribar ese obstáculo, a vida o muerte. Hasta que cayó, en grandes fragmentos, y reveló un pasillo, al cual salté.

-¡Vamos!
Los maestros retrocedieron, no sin antes matar a dos de los hombres de Holst, y bloquearon la entrada de nuevo con los mismos bloques de piedra.

-Vale, movámonos.

Corrimos por el pasillo hasta llegar a una vía que se dividía en tres.

-Whie, a donde llevan estos pasadizos.
-A ver... vale, el primero conduce directamente a una salida, cerca del templo. El segundo lleva más tiempo, pero es igual de eficaz. El tercero conduce a la presa de Mund, desde allí se puede seguir el camino hasta el templo sin mayores problemas.
-Entonces cada uno de nosotros tomará un camino, para evitar que nos detecten. Whie por el primero, informaras al templo. Tu, Erika, por el segundo. Yo iré a la presa, y os encontraré más tarde.
-Está bien, así los perderemos.
-Esperemos que las radios sigan funcionando a esta profundidad.


¿Sin salida?


Hacía frío ahí abajo. Solo podía pensar en seguir hacia delante por ese angosto pasillo, que olía a putrefacción y que daba un miedo que te congela los huesos. Me sentía desvalida, mientras atravesaba el suelo rocoso, cada vez más harta de todo aquello. Y lo que es peor, sin saber si esos caza-recompensas volverían a por mi. Continué caminando durante varios pasos más, hasta que mi radio crepitó:

*¡Aquí Whie, me han encontrado, os veré al final del túnel, seguid adelante!
Los ruidos de los disparos y de su sable de luz eran perfectamente audibles...

Me entró un escalofrió. No, no podía pensar en perder a mi gente. Ya estuve cerca de perder a mi amigo, Vector, en circunstancias similares, y no podía asimilar que el maestro estuviera en peligro. La impotencia me invadió, pero continué caminando.

De pronto, note que no había más suelo para pisar frente a mi pie. Generé una esfera de fuerza en mi mano para ver, y se reveló que el suelo había cedido. Ya no podía seguir por ahí.

-Genial. Cojonudo. En fin, veamos que puedo hacer...

Miré a mi alrededor, buscando la más mínima grieta por la que pudiera moverme, hasta que dí con una reja a un palmo del suelo. Me puse contra la pared, sentada, y la patée con mis piernas. Afortunadamente, el metal estaba vejado, y cedió al cuarto golpe. Entonces, me deslicé por dentro, para ver donde llegaría.

Tonta de mi, resbale hacia abajo, hasta un canal de irrigación, llenándome de barro, suciedad, o dios sabe que era eso que cubría todo.

-¡Puagh! ¡Dios, pero que asco!

Comprobé que seguía teniendo todas mis cosas colgadas. Excepto la bolsa de dactarios, la cual corría corriente abajo por un río de desechos.

Sorprendida, empecé a correr tras ello, pero el canal se hizo estrecho y la bolsa descendió hacia la oscuridad.
No perdí un segundo, y procuré seguir el curso del canal. Salte a un pasillo auxiliar, y continué guiándome por la Fuerza, por pasadizos y cruces, siguiendo en todo momento el trayecto del canal.

Pronto me vi en una zona más amplia, donde llegaban de manera colectiva todo el sistema de alcantarillado del sector. Y allí estaba, la bolsa, en las fauces de una especie de rata que había comido demasiado.

Debió oler mi presencia (lo cual no me extraña) y empezó a correr. Consideré que matarla iba a ser un poco amoral, pero no tenía otra. Generé una esfera de la fuerza, y la lancé al animal, antes de que alcanzara su guarida. Frita, su cuerpo rodo, y la bolsa se quedo en un rellano. Entonces avancé hacia ella, y la recogí. Me sentía feliz.

Y ahora estaba perdida, por que no había pensado en como diablos iba a salir de allí.

-Piensa Erika, hacia donde vamos ahora...

Hacia arriba. Claro, no había más opción que seguir en sentido ascendente, solo así podría encontrar una salida.
Una salida.
Nunca pensé que me fuera a parecer un concepto tan difícil y lejano.


"Siempre hay un pez más grande"

Estaba reventada, pero al fin, sentía que había vuelto a la civilización. A la civilización subterránea, por supuesto.
Una solitaria antorcha encendida revelaba que allí había habido alguien. Rezaba por que, quien quiera que fuera, no me considerara una amenaza. Proseguí caminando por esa zona semi-superficial, que por momentos contagiaba la sensación de que casi estaba fuera, que podría respirar aire limpio de nuevo. Pero solo era el preámbulo a un nuevo túnel, custodiado por dos antorchas, que temblaban por las corrientes de aire. Entré.

Cual fue mi sorpresa cuando ví un resplandor cromático a la lejanía, y lo primero que pensé es que debía ser el sable del luz del maestro Myth. Corrí con ganas, hasta que llegué a un cruce, y allí estaba, el maestro Jedi, acompañado de al menos media docena de seres, entre los que reconocí a una vieja togruta y a un nautolano.

-¡Myth!
-¡Erika! ¡Lo has conseguido!
-Por poco, ¿quien es toda esta gente?
-Son exiliados, vivían aquí abajo, no tenían ni idea de que nosotros estábamos en la superficie. Cuando me vieron casi me ensartan con palos.
-Disculpad nuestra reacción, Maestro Jedi, pero el último ser que vagó este lugar hacia nosotros era un Sith, y mató a 2 de nuestro grupo.-Dijo un hombre, que parecía ser su líder.
-De no ser por ellos, me habría perdido aquí abajo. Mira, allí está la salida a la presa.

Miré hacia donde el me señalaba, y efectivamente, una puerta metálica guardaba la salida hacia nuestra libertad.

-Está bien. Emh, ¿y que pasa con ellos?
-No os preocupéis, nosotros hemos aprendido a vivir en este lugar, tenemos un asentamiento de lo más hogareño.-Dijo el portavoz de los exiliados.
-Bien, gracias por todo. Cuidaos, y que la Fuerza os acompañe.

Nos dirigimos hacia la puerta, y la atravesamos.

"La presa de Mund":


La presa era sencillamente espectacular. El conjunto formado por la vegetación, que salpicaba las paredes rocosas, los escarpados picos, y la caída de agua, sobrecogerían hasta al más calmado. Pero lo más chocante fue lo dulce que me resultó respirar aire puro de nuevo. Llené mis pulmones, y cerré los ojos.

-Ha sido horrible.
-Al menos, estás viva. Yo también he temido que os pasara algo a ti o a Whie.
-¡Hey!, ¿y el? ¿Donde está?
-Perdimos contacto, su ultima transmisión le situaba cerca de la salida, pero no se nada de el desde hace más de 30 minutos.
-Debemos ir a buscarle, no podemos dejarlo a la suerte.
-Si, intentemoslo, es import-

El maestro no terminó, me tomo del brazo, y señaló al cielo. Una nave estaba aterrizando en el bosque, y no era Jedi. El emblema pirata lucía imponente en su oscura ala.

-¡Vamos!

Empezamos a correr, con gran agilidad, impulsados por la fuerza, hacia el punto estimado en el que había aterrizado la nave. El maestro llevaba su sable de luz encendido, y el borrón que dejaba tras de si era intenso e inspirador.

Y cuando llegamos, lo que nos encontramos fue un tiroteo. Y al maestro Whie atacando tanto a los mercenarios de Holst como a los nuevos piratas que habían llegado, en medio del fuego cruzado.

-¡Whie! ¡Aquí!
El maestro jedi se movió con agilidad, con saltos y piruetas, hasta nosotros, y empezamos a correr en dirección opuesta al combate que se había entablado.

-¡Me alegro de verte de una pieza!
-¡Igualmente! ¿Tenéis el dinero?
-¡Yo si!
-Bien, volvamos al templo, y avisemos a seguridad, que levanten el escudo orbital, esa nave pirata será detenida. De momento, que se maten entre ellos, no podemos arriesgarnos a intervenir. Es su pelea.

Por un momento dudé de la forma de actuar del maestro. Deberíamos hacerles parar, y detenerlos, serían juzgados. Holst tal vez podría ser detenido, y acabaría su carrera. Pero por otra parte, sabía que podía confiar en su criterio, y que tarde o temprano, ese tipo caería.

25 minutos más tarde, nos encontrábamos en la entrada del templo, y un par de naves de transporte armadas despegaban en dirección al bosque, al encuentro de los criminales.

-Ahora que sabemos que no hay ningún ataque, podemos volver a depositar el dinero.
-No, Erika, en realidad, este dinero tiene un fin mayor.
-Uh, ¿información clasificada?
-Sip. Lo siento querida. Pero no te preocupes, pronto entenderás el por qué de este movimiento.
-Pero entonces... ¿sabíais que vendrían los caza-recompensas?
-Nos olíamos algo, no era realmente probable un ataque de tal envergadura, los habrían detectado en otros templos, y solo en Ruusan fuimos capaces de interceptar esas señales Sith. Pero teníamos que cerciorarnos, y además, mover el dinero de nuestras arcas.
-Erika, tu guardarás tu parte, 1000 dactarios, mientras que Whie y yo guardaremos la nuestra. Hoy has demostrado tu valor para la Orden. Buen trabajo. Descansa.
-Gracias, maestro. Les veré esta noche.



Por fin estaba en mi habitación. Por fin podía descansar.
Sin embargo, no me sentía bien. Sentí miedo. Nunca antes había experimentado esa sensación de una forma tan apabullante. El miedo me cubrió como una niebla, y no me había abandonado aun. ¿Podré sobrellevar la oscuridad...?



-Resultado del roleo [IC]-
Myth Caelum obtiene 1000 dactarios de las arcas de Ruusan.
Whie Tarsek obtiene 1000 dactarios de las arcas de Ruusan.
Erika Avalon obtiene 1000 dactarios de las arcas de Ruusan.


Última edición por Erika Avalon el Lun Dic 15, 2014 6:09 pm, editado 1 vez
avatar
Erika Avalon

Mensajes : 320
Fecha de inscripción : 29/11/2014
Edad : 21
Localización : Desconocido.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Ruusan + Obtención] Bajo el suelo que pisamos.

Mensaje por Myttodd el Lun Dic 15, 2014 6:08 pm

Mi ficha ---> http://www.habbowars.com/t29136-jedi-ficha-myttod?highlight=ficha+myttod
avatar
Myttodd

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 01/02/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Ruusan + Obtención] Bajo el suelo que pisamos.

Mensaje por Nysrogh el Lun Dic 15, 2014 6:22 pm

Siento informarte que la cantidad que estás obteniendo es inválida, existe un sistema de dactarios y unas misiones para este tipo de obtenciones. Por lo demás, se ha tratado de una experiencia peculiar para los Jedi, espero que por esto no dejes de seguir haciendo tramas e intentando mejorar cada día en este aspecto. Un saludo.
avatar
Nysrogh

Mensajes : 1953
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Ruusan + Obtención] Bajo el suelo que pisamos.

Mensaje por Cronos el Lun Dic 15, 2014 6:36 pm

@Nysrogh escribió:Siento informarte que la cantidad que estás obteniendo es inválida, existe un sistema de dactarios y unas misiones para este tipo de obtenciones. Por lo demás, se ha tratado de una experiencia peculiar para los Jedi, espero que por esto no dejes de seguir haciendo tramas e intentando mejorar cada día en este aspecto. Un saludo.

Y además, no está permitido el traspaso de dactarios de academia a miembros y viceversa.
avatar
Cronos

Mensajes : 1093
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 23
Localización : Mandalore

http://www.mandalorianos.foroac.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Ruusan + Obtención] Bajo el suelo que pisamos.

Mensaje por Erika Avalon el Lun Dic 15, 2014 6:58 pm

Bueno, el roleo me fue asignado por los propios Whie y Myttod, así que recae en ellos el asunto. Gracias.
avatar
Erika Avalon

Mensajes : 320
Fecha de inscripción : 29/11/2014
Edad : 21
Localización : Desconocido.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Ruusan + Obtención] Bajo el suelo que pisamos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.