[Roleo de Basilisk] Sin temor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Roleo de Basilisk] Sin temor

Mensaje por Ulquiorra el Sáb Nov 01, 2014 1:54 am

Spoiler:

La lluvia chocaba ruidosamente contra los cascos de aquellos mandalorianos. Siempre me habían dicho que Dxun es un planeta donde suele llover , pero en este caso , la lluvia era extrema. Según nos habían dicho, los enemigos estaban situados al otro lado de la gran cueva abandonada que teníamos a escasos kilómetros. Exio’r Fett, un hombre que había participado ya en muchas batallas comandaba el batallón de veinte mando’ade bien armados , donde un joven , llamado Asag se encontraba. Asag Skhul era un soldado recién ascendido, donde pasó su adiestramiento en el planeta Basilisk. Tras horas de viaje, Exio’r decidió acampar en el interior de la cueva, donde se resguardarían de la terrible tormenta que se reflejaba en la oscuridad del cielo. Asag, como de costumbre no podía dormir, así que decidió dar una vuelta por la cueva. Alucinó al ver unos dibujos de batallas en las paredes pedregosas, acariciándolos uno a uno siguió hasta el final del pasillo donde se encontraba la apertura por donde entraron. Vio algo que le extrañó, una silueta estaba de cuclillas en la puerta mirando al horizonte. Al acercarse comprobó que era su general.

- Usted tampoco puede dormir, señor?
+ Nunca duermo antes de la batalla, y por lo que veo, esta será de las grandes.

Exio’r se puso en pie, ayudándose de la pared y caminó con el soldado al interior , donde se encontraba el resto de los mandalorianos.
El sol impactó en la cara de Asag, levantándose del suelo a un leve ritmo. Se sintió bien al comprobar que la lluvia había cesado y ahora el sol brillaba radiante.
Tras la orden de su superior, todos recogieron sus pertenencias, poniéndose los cascos y preparando sus armas . Caminaron alrededor de dos horas, hasta avistar un campamento con alrededor de cuarenta mandalorianos enemigos. Asag tenía miedo, ya que por lo que había oído de Exio’r, no tenía miedo de perder un batallón entero por lograr su misión. Esperaron observando hasta que el oficial les contó la estrategia para el ataque.

Al caer la noche, Asag y otros tres soldados observaban desde un punto alto el campamento con los enemigos y, por lo que había visto, unsith aliado a estos comandaba a los demás guerreros. Esperaron impacientes hasta que el oficial dio la orden de la emboscada.

Habían disparos por todas partes, solo quedaba un compañero de los cuatro que eran por el flanco de Asag. Este se cubría detrás de un mando’ade que había caído al comenzar la emboscada. Se notó la ventaja numérica de los rivales, ya que los soldados del mandalore Zaojeth perdían más hombres por momentos. Liver, chorreando adrenalina, agarró otro arma de su compañero muerto y echó a correr disparando las dos armas a la vez, matando a algunos enemigos despistados. Lo que Asag no sabía, es que el sith le había visto y ahora se aproximaba hacia él a toda velocidad. Asag, sin saber por qué, calló redondo al suelo, propinándose un golpe en la espalda que lo dejó inmovilizado. Vio al sith abalanzarse sobre él, asestándole golpes en la cara . Como un rayo caído del cielo, Exio`r Fett salió en su ayuda abalanzándose sobre el seguidor del lado oscuro a la vez que lo tiraba al suelo. Estos dos comenzaron un forcejeo por el suelo, hasta que, por una patada de Exio’r , el sable laser del sith se fue rodando hasta los pies de Asag.

- ¡Asag, ahora! ¡Mátalo!

Se encontraba confuso, todo le daba vueltas. Miró a su alrededor y solo vio a compañeros suyos caer en combate, ignorando los gritos de su amigo que seguía en su lucha contra el sith. Asag , al darse cuenta de la situación agarró el arma del sith y salió disparado hacia donde se encontraba con el oficial. El sith consiguió zafarse dándole un golpe en el estomago al mandaloriano y ahora estaba cara a cara con Asag. Este , temeroso vio a su compañero en el suelo retorciéndose a la vez que proclamaba gritos de dolor. El sith, con la fuerza , levantó un pedruzco que tiró a Asag en el pecho, algo que lo dejó tirado sin aliento. Le fallaba la respiración, la piedra le había dado en los pulmones. Tuvo que quitarse el casco por la sangre que estaba escupiendo. El sith, sin dudar se abalanzó sobre Asag con todas sus fuerzas, sin que este pudiera hacer nada.

El cuerpo del enemigo se desplomó sobre el joven mandaloriano con la espada láser clavada en el pecho. Asag, sin darse cuenta la había prendido cuando el sith se tiró sobre él. Armado de valor, se quitó la piedra que le oprimía el pecho y, agarrando la espada, fue en busca de más rivales. Estaba empapado de la sangre de los mandalorianos enemigos, no hacía otra cosa que blandir aquel sable con ese brillo rojo, hasta que escuchó los gritos del líder del destacamento. Asag fue en su ayuda, lo cargó en su hombro y se alejaron hasta el bosque. Lo dejó en el suelo y observó el campo de batalla desde la colina que horas antes habían aparecido. El ambiente era desolador, no quedaba ni una persona con vida en ese campamento envuelto en llamas. Los dos eran los únicos supervivientes de aquella batalla sangrienta y cruel. Observó el sable rojo blandiéndolo en el aire, hasta que un alarido  Exio’r le llamó la atención;

-Muchacho , te avisé de que no tuvieras miedo.
+ Pero señor , ¡todos han muerto!
- Aúnn quedamos nosotros , ¿No?

Los dos se quedaron mirando al horizonte un rato hasta que vieron algo que les sorprendió.
Una nave perteneciente a los seguidores de la falsa Mandalore estaba aterrizando cerca de donde se encontraban, llegando a posar el tren de aterrizaje en el lugar exacto donde había ocurrido la batalla. Asag movió a su compañero detrás de una roca, escondiéndose el mismo también para intentar no ser percibidos por la patrulla de reconocimiento enemiga. Observó como del crucero descendió un tanque pesado con diez guerreros escoltándolo por los flancos.
-Bien señor, iré a enfrentarme cara a cara con ellos.
-No seas estúpido chaval, si vas morirás seguro. Esperemos aquí escondidos hasta que se acerquen y así tendrás a tu favor el factor sorpresa.

Este hizo caso a su superior y con la mano que tenía libre cogió la westar 34 de Exio’r, teniendo el arma del sith muerto en la otra. Al escuchar los estruendosos pasos del tanque, suspiró y se envalentonó para salir.

Justo antes de saltar, se sorprendió al ver como un gran misil impactó en el tanque y este explotó. Miró al  lado opuesto y pudo ver como decenas de aliados aparecían de entre los árboles destruyendo al rival. Saltó de su escondite y clavó el sable láser en el pecho de un enemigo y, girando sobre su propio eje disparó a otro en la entrepierna. Para cuando levantó la mirada todos los enemigos habían muerto.

-Es un placer ver que estás vivo hijo –Dijo el Werda Al’Verde Krisis Skhul- No tanto de verte a ti en ese estado Exio`r.
-Cállate, al menos estoy vivo para luchar un día más.

Y mientras estos hablaban, sus compañeros mandalorianos ya habían entrado en la nave, matando a todos sus tripulantes y colgando una bandera del Mandalore Zaojeth Fett en el puerto de mando.
avatar
Ulquiorra

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 13/09/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Basilisk] Sin temor

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 01, 2014 6:16 pm

Interesante para ser tu segundo roleo

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.