[Roleo de Tython] Diplomacia en Ilum

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Roleo de Tython] Diplomacia en Ilum

Mensaje por !.loki.! el Mar Feb 04, 2014 12:16 pm

Un nuevo día empezaba en la hermandad Jedi ubicada en Tython, un asombroso y magnifico planeta situado en el núcleo profundo, definido por algunos como la cuna de la Orden Jedi, y un planeta a su vez con mucha historia.

El sonido de la puerta al abrirse rompió mi placido sueño - Despierta hijo, tienes cosas que hacer, un nuevo día ha amanecido, y con el, una nueva tarea para ti - lentamente aunque sin quejarme, poco a poco empece a incorporarme en dirección a la voz que se dirigía ami, sin haber abierto tan siquiera los ojos, respondí - Buenos días tenga usted, padre - habiendo reconocido la voz de este, al dirigirse ami. Mis sentidos no fallaron, ya que al abrir finalmente los ojos, ahí estaba, de pie junto a mi cama, esperando con calma mi respuesta. - Una nueva tarea, padre? - empece yo, dirigiendo mi mirada hacia aquella noble figura, curtida por la edad, el conocimiento y las batallas vividas. - Cuando estés preparado, dirígete a la zona de meditación, en ella aguardare tu llegada y te informare sobre tu tarea - seguidamente, el maestro abandono la habitación lentamente.

Poco a poco, me acomode en la cama, pensando en que tarea, tendría el maestro Esmic para mi, ya que pocas misiones me habían llegado de el, y no sabia que me podría deparar el futuro. Terminadas ya, mis reflexiones, me levante de mi cama, abandonándola definitivamente y fui en busca de mi túnica y mi sable, colocados en el armario que tenia a pocos metros de mi cama. No era una habitación muy grande la mía, aunque como Jedi, no me hacia falta nada mas, una cama, un armario en el que colocar mis pertenencias, un pequeño baño en el que asearme y finalmente una pequeña mesa para complementar mis estudios en la gran biblioteca del templo. Vestido ya, me dirigí hacia donde el Maestro aguardaba mi llegada, aunque me tome unos segundos para contemplar la belleza de los jardines por la ventana, jóvenes Iniciados correteando por ellos, Padawans no tan jóvenes paseando junto a sus compañeros, en definitiva, la paz y armonía que comúnmente envolvían el templo.

Finalmente, ande hasta la puerta y abandone mis estancias, para dirigirme junto al maestro Esmic, que aguardaba mi llegada. Gruesas eran las paredes del templo y resistentes sus cristales, que permitían penetrar la luz en los muros y dar calor a los habitantes que paseaban por el interior de estos. Observando todas las estancias a mi paso, me di cuenta de la multitud de Jedi que se habían unido recientemente a nuestra causa, una importante y agradable situación en la que teníamos que seguir trabajando conjuntamente como hermandad que somos. Al pasar por delante la biblioteca, pude observar al maestro Athek junto al maestro Kräehl, hablando tranquilamente mientras observaban unos archivos, cerca de la entrada, al verme ellos ami, yo me incline levemente aunque sin dejar de andar, y el maestro Athek, respondió asintiendo levemente la cabeza, con una pequeña sonrisa en su rostro aunque sin poder ver la reacción del maestro Kräehl, dado que mi visión quedaba interrumpida por el muro del pasillo nuevamente. De golpe al girar mi cabeza, observe al maestro Myth, de pie sin moverse esperando mi llegada. Myyt Caelum era un maestro relativamente nuevo, curtido por las batalladas al igual que todos los demás, hergido y fuerte, aunque si peculiaridad era un tono de piel rojizo, intimidante para algunos iniciados, y comprensible para otros. - Caballero, dese prisa, el maestro Eekn le esta esperando - dijo este con un tono serio y postura inamovible - Esta bien Maestro - respondí yo, inclinándome levemente al pasar por delante de el, recibiendo como respuesta una mirada fija y seria.

Tras el encuentro con el maestro Myth, agilice rápidamente mi paso y llegue finalmente a los jardines en el que se ubicaba la zona de meditación, y en la que encontraría finalmente al maestro Eekn, aguardando mi llegada para poder informarme de la tarea, que este me había asignado al despertar. Altos arboles, junto a una envolvente armonía, componían el jardín, ademas de la alegría de los iniciados mas madrugadores y enérgicos, que correteaban y jugaban por este.

Finalmente, llegue donde me esperaba el maestro Eekn, aunque para mi sorpresa no estaba solo, a su lado estaba el maestro Vandir Kenobi, uno de los Jedi mas antiguos e importantes. - Maestros, siendo haber tardado tanto, es ofrezco mis disculpas -, - No se preocupe, Caballero no hay ningún problema - respondió el maestro Vandir en un tono pausado y amable. El Maestro Vandir, era un antiguo jedi con mucha historia, aunque diezmado por la edad, una gran barba y un pelo gris cubrían gran parte de su rostro, aunque eso no significaba que sus habilidades en lucha, hubieran sido también diezmadas.

- Caballero, le he llamado para ofrecerle una nueva tarea, esta vez ira acompañado con el Maestro Vandir, para que aprenda, como resolver una situación diplomática compleja, ya que nos han informado con una pareja de padawans junto al Caballero Seya, nieto del aquí presente maestro Vandir, han sido retenidos en el planeta Ilum, mientras recogían cristales para la creación de sables laser, hemos decidido que vaya el maestro Vandir a mediar una solución, dado que el maestro Athek y el maestro Kräehl están ocupados con otro problema existente, y se le hace imposible el rescate. -
- Esta bien, Maestro, intentare aprender todo lo posible del maestro Vandir, para aprovechar al máximo, la oportunidad que usted me ha dado -
- Bien caballero, viendo su total disposición e interés, nos dirigiremos a Ilum de inmediato. - concluyo finalmente el maestro Vandir Kenobi.
Sin perder un segundo, el maestro se levanto y abandono su lugar, yo haciéndole una leve reverencia al maestro Esmic, abandone el lugar, siguiendo los pasos del Maestro Vandir. Durante el camino hacia los interiores, el maestro Vandir, añadió - Caballero, usted sera el que solucionara este problema, y yo le acompañare, quiero ver que ha aprendido en las clases que se le dieron de problemas diplomáticos, y por supuesto, si tiene algún tipo de problema, no dudare en intervenir, pero mi presencia solo sera de apoyo. - yo, con una reacción de asombro y nerviosismo, le respondí firmemente - Esta bien maestro, espero no desaprovechar esta oportunidad -. Tras un largo camino llegamos finalmente al hangar, donde el maestro Vandir, se quedo parado dirigiendo mi mirada hacia mi, esperando algún acto por mi parte, a lo que yo me acorde, lo que me había dicho el anteriormente, y me dirigí hacia una nave y al comprobar que en ella no había nadie, me adentre en ella seguido por el maestro. - Tome asiento maestro, no tardaremos en despegar. - el asintiendo, se acomodo a mi lado y cerro los ojos, esperando nuestra llegada a Ilum. Yo, rápidamente, cerré las compuertas, empece a encender los motores y a preparar la nave para el viaje, en el navegador de ella le introduje las coordenadas de Ilum, y empece a despegar lentamente con la nave, para abandonar el templo, guardando el tren de aterrizaje antes de abandonarlo, y saltando al hiperespacio una vez abandonado Tython.

El maestro, siguió inmóvil, meditando durante el trayecto por el hiperespacio, a lo que yo seguí su ejemplo y empece también a reflexionar sobre mis recuerdos, aunque poco duro mi meditación, siendo interrumpida por el aviso de inminente llegada a Ilum.

Segundos después, abandonamos el hiperespacio, y aparecimos delante del planeta Ilum, a escasos kilómetros de una zona de meteoritos, situación en la que me vi obligado a dar lo mejor de mi en los mandos de la nave. Por suerte conseguimos salir ilesos de la situación, aunque sorprendentemente el maestro Vandir seguía meditando, su capacidad de concentración era espectacular, sin perder un segundo, rápidamente me adentre en aquel planeta y active los sistemas térmicos ya que la tormenta en la que nos metimos, nos impedía ver mas lejos de la nave. De repente un fuerte estruendo resonó en el exterior y un grande trozo de hielo paso a escasos centímetros de la nave, yo aliviado observe al maestro Vandir, y vi a este, levantado usando la fuerza, entendí entonces la situación y que el nos había salvado. - Hay que estar en todo momento en uno con la fuerza, caballero, la visión térmica es solo una leve e inexacta imagen de lo que nos rodea. - añadió el maestro, - Cerca de aquí, a tu derecha encontraras una cueva, sera un buen sitio donde dejar la nave, no estamos muy lejos de nuestro destino.- añadió este. Tal y como había dicho, unos metros mas adelante una gran cueva se abrió paso en la montaña, y lentamente descendí y aterrice en ella. El maestro, ya mas comunicativo salio de la nave y espero a que yo también lo hiciera, - Por donde? - pregunto el. Yo pensativo observe unas motos al otro lado de la caverna, lo que hizo que extremara la guardia y mi atención en lo que nos rodeaba - Tranquilo caballero, no percibo a nadie aquí, estas motos estarán abandonadas, aunque mantiene tu atención por si acaso hubiera alguna sorpresa - dijo el, al verme buscar alguien en la caverna. Así que acto seguido nos montamos en las motos, nos equipamos con el materia necesario para salir al exterior y pusimos rumbo hacia la búsqueda de nuestros compañeros.

La tormenta, lejos de aflojar, seguía azotando con fuerza la superficie, lo que complicaba aun mas nuestra búsqueda y dificultaba nuestra orientación entre las montañas. - Caballero, a escasos quilómetros de su posición, dirección este, esta su destino, no se lo que se puede encontrar, así que tenga cuidado, yo me quedare fuera, por si hubiera problemas - - Entendido Maestro, seguiremos en contacto - respondí yo mediante el transmisor, seguidamente me dirigí hacia donde me había indicado el maestro, y efectivamente, mediante la visión térmica, pude observar un campamento, que no parecía del Imperio, así que solo quedaba la opción de que fueran unos cazarecompensas. Antes de adentrarme en este, decidí asegurarme que no hubieran sorpresas, rodeando el campamento sin acercarme mucho a el para evitar ser detectado, y así poder asegurarme que no fuera una emboscada. Al ver que finalmente era un campamento pequeño decidí, mediante la fuerza, asegurarme que mis compañeros estaban cautivos en el, y efectivamente el maestro Vandir, había acertado de nuevo, pude percibir dos leves perturbaciones en la fuerza y otra mayor, que serian las de mis compañeros, así que temiendo por su situación decidí finalmente adentrarme en el campamento de los cazarecompensas.
Lentamente, extremando mi guardia y apunto para un inminente ataque, me adentre lentamente en el campamento, los guardias, al verme me impidieron el paso y uno de ellos, se adentro en el campamento, para salir nuevamente al poco tiempo. El guardia con la vista clavada en mi, me entre abrió un poco la puerta para que pudiera entrar en el campamento, y siguiendo si invitación a este, accedí y me adentre finalmente en el campamento donde esperaba encontrar a mis hermanos de la orden.

- Bienvenido Jedi - puedo escuchar al entrar, yo sorprendido por el hecho de que el individuo se dirigiese ami en mi idioma, me fije en que tipo de individuos eran, dado que en el exterior la meteorología me dificultaba su identificación. Al observar mejor mi entorno y los individuos del campamento, observe que estaba en un campamento mandaloriano, aunque poco habitado, dado que aparte de los dos guardias que estaban en el exterior en sus interior solo habían cuatro personas, dos junto a mis compañeros y otro dos dos sentados al otro lado de la tienda, y uno de ellos era el que se dirigía ami, por lo que me acrece, y me quede de pie, rechazando su invitación para tomar asiento, previniendo de esta manera una posible captura o trampa hacia mi por su parte. - Sabra usted el motivo de mi visita, espero - empece yo - Puedo imaginármelo, seguro que tiene relación con estos tres Jedi que capturamos ayer merodeando las cuevas de una caverna cercana - respondió el. - Pero como usted sabrá Jedi, este planeta esta actualmente bajo el dominio del imperio, así la pregunta seria, que me impide entregarle a sus compañeros y a usted al imperio?, dado que según lo que veo, usted es solo uno, raro e insensato por su parte, e incluso podría considerarlo como ofensivo incluso. - - No se fié de todo lo que ve, señor, la vista no es un sentido completamente fiable - Entonces el cazarecompensas, rió levemente, aunque sin quitarse en ningún momento el casco, lo que a su vez me impedía saber quien era, entonces, el individuo prosiguió - Tenemos, a sus compañeros y incluso podría intentar su captura, por lo que sumarían, dos caballeros junto a dos padawans. Creo que eso seria una gran recompensa por entregaros al Señor Oscuro Vecktus Vermogen - - Yo creo que la mejor elección, seria vuestra rendición y posterior entrega a la Orden Jedi, dado que como usted sabrá, ha capturado tres miembros de la Orden, y no veo yo que este sea un acto para quedar impune señor. - entonces, el mandaloriano, empezó a reírse fuertemente, lo que la verdad, fue algo que me molesto.

En ese momento la situación se empezó a poner tensa, dado que sus intenciones, eran entregarme al Imperio junto a mis compañeros, cosa que no podía permitir, pero por su parte tampoco tenia intención de entregarse a la Orden, dado que desconocía que el maestro Vandir, esperaba fuera, preparado para intervenir en caso que necesitara ayuda, pero no podía resolver esta situación mediante el sable, ya que mi prueba habría fracasado en este caso, y había la posibilidad de que me capturaran, y conmigo, descubrieran mi transmisor, y que no estaba solo en aquel lugar. Una situación difícil la que tenia delante, en ese momento active el transmisor mediante la fuerza, por lo que el, no puedo darse cuenta de lo que había hecho.
- Por lo que veo en este caso tenemos una situación complicada. Usted no quiere entregarse a la Orden, y nosotros no queremos ser entregados al Imperio.. -
- Por mi parte la visión de la situación es distinta Jedi, como le he dicho antes, somos mas que usted y aunque no lo perciba estamos listos para capturarlo en cuanto lo ordene, así que la situación sera la siguiente y le doy dos opciones. La primera, usted se entrega, y nadie resulta herido, acto seguido les entregamos al Señor Oscuro y cobramos nuestra gran recompensa. La segunda opción, usted ofrece resistencia a ser capturado, y la situación lleva a su captura pero con sus amigos ligeramente heridos. Usted decide - concluyo este, la verdad era que la situación era sumamente compleja, y el ambiente de aquel pequeño campamento cada vez se ponía mas tenso, los mandalorianos solo querían la recompensa que les ofrecería a estos, Vecktus Vermogen por entregarnos, pero yo no podía ser capturado, y no quería que nadie resultada herido en esta situación..

De repente, los dos guaridas que estaban en el exterior, entraron a la tienda cosa que sorprendió a los que estaban en ella - Que hacéis!!!, porque habéis abandonado vuestros puestos de guardia!!!!! - exclamo de repente el líder del grupo, con el que yo estaba manteniendo una conversación un tanto amistosa, ellos sin contestarle, se quedaron inmóviles en la puerta, seguidamente los dos que estaban junto mis compañeros, vigilando-les, repitieron el mismo acto que sus compañeros de fuera. Rápidamente al ver esos actos de sus hombres, el líder mandaloriano se levanto de su silla y dando un fuerte golpe con sus dos manos encima la mesa se dirigió ami con un tono, que mostraba que la situación no era la normal para el, y había perdido definitivamente la tranquilidad que tenia anteriormente.
- Se puede saber que estas haciendo Jedi!!!!!!, se acabo te matare por esto!! - seguidamente, cogió su blaster y me apunto a la cabeza, con la intención de matarme, pero por su sorpresa, este, fue atraído hacia el exterior.
- Recuerda usted lo que le mencione del sentido de la vista al empezar nuestra amable conversación? - pregunte yo.
En ese momento el Maestro Vandir, entro noblemente a la tienda, ofreciéndole una sorpresa aun mayor al soldado mandaloriano.
- Buen trabajo caballero, hay que reconocer que la situación no era propensa para resolverla completamente con dialogo, dado que ellos, están corrompidos por el poder y la recompensa que tanto ansían - empezó el
- Muchas gracias maestro, he intentado hacerlo lo mejor que he podido - respondí yo.
Seguidamente me dirigí hacia el Caballero Seya, ilusionado pro la intervención de su abuelo y le libere junto a los dos padawan que le acompañaban, y regrese de nuevo al lado del maestro, junto a los cautivos.
- Los dejaremos aquí, no nos van a perseguir dado que hay cuatro bajo la influencia del control mental y no se moverán de su lugar en horas, creo que ya habrán aprendido la lección al capturar Jedis. - termino el maestro.

Finalmente, regresamos a la nave, la que nos permitiría regresar a Tython, y allí descansar de nuestra aventura, que por suerte no había traído ningún tipo de problemas para nosotros. Una vez allí el maestro Eekn, me felicito junto al maestro Vandir, pero esta exitosa liberación.


Spoiler:
He intentado poner imagenes usando el comando IMG, pero me aparece un icono en el lugar de la imagen.
Si, este roleo es un poco pelota jajajajja
avatar
!.loki.!

Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 18/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roleo de Tython] Diplomacia en Ilum

Mensaje por Vontal Ghetto el Mar Feb 04, 2014 1:20 pm

Buen desarrollo del roleo, espectacular.
avatar
Vontal Ghetto

Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 31/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.